domingo, 6 de enero de 2013

El Circo del Absurdo. Pista 1

El año 2012 fue muy significativo para nosotros en varios temas:

En el tema político los cambios de poderes en México y Venezuela. Y ya que este circo no toca temas políticos no abundaremos más.

En el terreno científico vimos en tiempo real el desarrollo de la misión espacial Mars Science Laboratory, mejor conocida como Curiosity, sorprendiendo a todos los que vieron la llegada y llenando de orgullo y esperanza a muchos seres humanos al ver los alcances que, como especie, hemos logrado.

Imagen tomada de Wikipedia.
Sin embargo estos temas pasaron (o están pasando) de largo pronto. El año 2012 se caracterizó ─desde hace varios años─ por la expectativa que generó en millones de personas, quienes vieron este año como el momento preciso en el que todo lo que vieron y todo lo que conocieron llegaría a su término; se acabaría, a la manera de los Testigos de Jehová, este «inicuo sistema de cosas» para dar lugar a algo más. En efecto, el llamado Fin del Mundo.

Todo este fenómeno, que se esperaba para el pasado 21 de diciembre, se inició hace poco más de 25 años, en 1987, cuando el Doctor en Historia del Arte José Argüelles, interpretando el arte y la ciencia que se conocen de los mayas aseguró, sin ninguna evidencia y en contradicción con lo que se conoce de esa civilización, que los mayas habían realizado una profecía en la cual al final del baktun 13 (o 13 baktun), equivalente a nuestro año 2012, este mundo llegaría a su fin. Esta interpretación, errónea o de plano fraudulenta, tuvo un éxito enorme en diversos círculos conocidos como de la Nueva Era, que se prepararon y dedicaron años al convencimiento del resto de la gente de que ─ahora sí─ el fin estaba cerca.

Argüelles y estos grupos no escatimaron en imágenes y descripciones de este fin portentoso. Sir David Von Templo nos hace toda una descripción de este proceso de transición final, que nada tiene que envidiar al Apocalipsis bíblico o de Ragnarok germano. Por su parte Ahuramazdah, la divinidad persa, nos platica con lujo de detalles, fuentes y demás, lo que él considera como la profecía más estúpida de la historia.

Ni qué decir que esta idea del fin del mundo no es nueva. Esteban Lob hace cuentas y nos dice que con éste ya van 183 fines del mundo anunciados. En lo personal recuerdo que desde los inicios del Cristianismo la idea del Juicio Final era un tema recurrente, por no mencionar la expectativa que se tuvo en la Edad Media por la llegada del año mil, entre otras.

Surge entonces una pregunta ineludible y completamente necesaria: ¿qué es lo que sí se sabe de los mayas? Para responderla contamos con la participación de Ego Sum Qui Sum, quien nos hace un recuento breve de la información que se tiene de esa civilización que ocupó una parte de aquello a lo que Paul Kirchoff llamó Mesoamérica, derrumbando varias creencias erróneas (que no mitos) que la generalidad de la gente suele tener sobre ellos.

Un repaso breve por la Historia nos mostrará que muchas civilizaciones vaticinaban que su civilización llegaría a su fin, pero casi siempre se referían a las crisis de valores que afrontaban y a la necesidad que percibían de aferrarse a sus tradiciones o a sus valores morales como factor de identidad, cohesión y fuerza. Otras usaban recursos literarios que ilustraban hitos históricos como fenómenos naturales y los números como símbolos de sus formas de ideología. Han sido las generaciones posteriores las que, por ignorancia o conveniencia, han tomado estas alegorías, relatos y símbolos, dándoles un sentido que sus creadores jamás les dieron (o les hubiesen dado), con las consecuencias que hoy en día vemos: armagedones, regresos de los dioses... o profecías mayas.

Aquí termina la función en esta pista del Circo del Absurdo. No olviden que continúa gracias a los auspicios de la Cofradía Cósmica y del Señor Patito® en los enlaces que encontrarán al final. Historias Clandestinas se despide agradeciendo su atención.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada